"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

lunes, 31 de enero de 2011

Ya no recuerdo

Ya no recuerdo sus besos
ni de lo que sentía con sus caricias
ni del tacto de su cuerpo con mis dedos.

Ya no recuerdo sus sonrisas
ni de lo que sentía al enlazar nuestras manos
ni del tacto de nuestras caderas unidas.

Ya no recuerdo sus ojos
ni de lo que sentía al sentir su aliento
ni del tacto de sus labios en los míos.

Ya no recuerdo nuestro cuento
ni de lo que sentía al decirle te quiero
ni del tacto de su beso en mi cuello.

Ya no recuerdo el tiempo eterno
ni de lo que sentía al decirle adiós
ni del tacto de su pelo en mi sueño.

Ya no recuerdo esos suspiros
ni de lo que sentía en su presencia
ni del tacto de los dos cuerpos.

Ya no recuerdo el olor de su fragancia
ni de lo que sentía al escuchar te amo
ni del tacto del amor y su esencia.

Tan solo recuerdo unas pocas palabras
lo que sentía en mi conciencia
del tacto de las sombras.

Tan solo recuerdo mi triste alma
lo que sentía en su ausencia
del tacto de la melancólica lágrima.



2 comentarios:

Marco Ramírez dijo...

Hola; Magda.

Parece mentira que después de que sus caricias, sus besos, sus roces, sus palabras, su aliento... todo eso solo termine en el olvido, no logrando recordarlos...

Me llegó al corazón tu poema, me encanta la manera en que escribes.

Saludos y besos, Amiga.

Magdalena dijo...

Muchísimas gracias Marco, no me cansaré de agradecerte que pases por aquí tan a menudo.