"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

domingo, 6 de febrero de 2011

Los últimos segundos del día


Una vez más, en la noche, en la oscuridad de mi habitación, mis labios vuelven a susurrar tu nombre. Es el momento del día más temido, porque siempre vuelves y tu sonrisa perfora mi alma. Mis ojos, vencidos por el cansancio de este último día, vuelven a derramar lágrimas sobre la almohada. Entonces, aparecen los recuerdos, cada uno de ellos, ordenados, con todo detalle. Nunca falta nada, desde la primera palabra hasta el último beso. Mi subconsciente vuelve a jugar con los sentimientos. Imagino otra vez nuestro mañana, imagino hasta el último segundo de mi vida junto a ti; Con arrugas en la frente y el pelo canoso y tú a mi lado cogiendo mi mano, susurrándome un "te quiero mi amor". Imagino que lo último que veo antes de morir es tu profunda mirada... tu pupila en la mía. Me duele imaginar que en una noche como la de hoy, podrías haber dormido a mi lado, regalándome cada beso y cada aliento para darme tu calor. Me hubiera gustado despertar cada mañana y encontrarte a ti como primera imagen del día. Pero nunca se harán realidad todos estos sueños, por eso odio estos últimos segundos del día. Mi alma siempre te recuerda y te añora. Llora por ti, por mí, por un "nosotros" que no volverá a ser pronunciado. Mañana será otro día, pero estos últimos segundos, en los que mi alma vaga dolorosamente por la frontera de los sueños, volverán a repetirse. Porque estos últimos segundos son, sin duda, los que más cuestan.

No hay comentarios: