"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

lunes, 7 de febrero de 2011

Quisiera

Quisiera poder confiar. Quisiera lanzarme al vacío y tener la certeza de que tú me recogerás. Quisiera adentrarme en un túnel oscuro sabiendo que tú encenderás una luz al otro lado. Quisiera tirarme a un mar en tempestad y tener la certeza de que tú te tirarás al agua a rescatarme.


Tus besos eran el oxígeno que yo necesitaba para respirar. Tus abrazos la burbuja que me protegía. Tus caricias el agua que saciaba mi sed. Tus palabras el único alimento que me quitaba el hambre. Tus ojos los luceros que mantenían a flote mi esperanza. Tu cuello la fuente de mi pasión. Tus manos mi complemento preferido.


Retorno a aquellos días y daría lo que fuera por volverlo a vivir. Los trenes solo pasan una vez en la vida y el mío ha querido regresar a mi estación. Sin embargo, mi felicidad y mi problema vienen de la mano, porque el tren que vuelve es el que hace tiempo atropelló a mi corazón. La única forma de recomponer los trocitos que se quedaron en el andén es volver a sentir la confianza que un día logré perder.


Por otra parte, ¿merece la pena arriesgar por algo que ya conseguí pasar? No lo sé, quizás sí o quizás no. En mi cabeza ya no hay claridad, solo una gran niebla de dudas. Quisiera despertarme una mañana y no oír tu voz otra vez. Quisiera aprender a soñar con otros labios, con otras manos... ¡pero no puedo! ¿Por qué? ¿Por qué no se acaba ya? ¿Por qué has de volver cuando todo parecía terminar? ¿Por qué ha de ser el destino tan caprichoso?


Me resulta tan complicado pedirte que te marches... no quiero, no quiero hacerlo... ¿pero cómo tener la certeza de que no me vas a fallar de nuevo? Jamás la tendré, por ello necesito confiar... ¡pero tampoco puedo hacer eso! Siento impotencia... tengo en mis manos la decisión y sin embargo no la quiero tomar.


Si te pido que te vayas, que te marches, que desaparezcas de mi vida, que te alejes... entiende que en realidad yo no quiero perderte...

2 comentarios:

Marco Ramírez dijo...

Tu relato me ha calado hondo... quisiera poder estar con ella, saber que si hablo ella responderá, que si estiro mi mano ella la tomará, que si avanzo hacia adelante ella irá a mi lado... como quisiera que ella estuviera conmigo. ='(

Bello relato.

Anónimo dijo...

Brillante...