"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

sábado, 12 de marzo de 2011

Flores de papel

A veces, quien menos te lo esperas pasa por tu vida y con un simple gesto te deja huella. No esperaba encontrarte, ni siquiera me había fijado en ti nunca... y eso que nos vemos todos los días. Me he pasado meses enteros rehuyéndote porque no quería saber nada de ti, pero ahora lo sé, sé que has sido necesario para mi vida y doy gracias al cielo por haberte conocido.

Me alegro muchísimo de que cada mañana te escabulleras por los pasillos antes de que yo llegara a clase y me dejaras una bonita flor en el pupitre. Una flor de papel, hecha por ti. El primer día me quedé anonadada, nunca me había pasado algo así... y creo que es de lo más bonito que me han hecho en mi vida, es una bella forma de atraer la atención de alguien que te interesa. Sigues sin gustarme, como ya te dije un día, pero me has hecho abrir los ojos. Me has despertado.

Me has hecho ver que en verdad hay gente que sigue deseando conocerme, que se fija en mí... Probablemente lo que tú sientas sea simple atracción física pero para mí tus flores han sido mucho más que un regalo. Tus flores, aunque no estuvieran ligadas a la persona que yo quería, han significado para mí aire fresco... el aire fresco que se siente cuando se abre un ventana después de haber estado encerrado.

Vivía encerrada en mi misma, pensando en mis desgracias y tus flores me han hecho ver la luz. No tengo la suficiente confianza contigo como para contarte mi historia y decirte lo que me has hecho sentir, pero sin lugar a dudas mis "gracias" se han quedado muy muy cortos para agradecértelo. Porque cada pétalo y cada doblez han significado segundos de tu tiempo por y para mí. Quiero que sepas que tus flores nunca serán tiradas a la basura, dado que han sido la señal necesaria para darme cuenta de que la magia sigue existiendo en el mundo.

Puede que nuestra relación se haya acabado con aquel "no" que te respondí, pero cada vez que me cruzo contigo por el pasillo o huelo las flores perfumadas, recuerdo la gran lección de vida que me has dado. Aunque todo esto para ti se quede en "la chica que me dio calabazas" yo siempre te recordaré como "el chico que me devolvió la felicidad".

Os deseo a todos, de corazón, que alguna vez recibáis vuestras propias flores de papel y que os invada su alegre fragancia de la vida.

 



GRACIAS POR DEVOLVERME TODO LO QUE HABÍA PERDIDO.

No hay comentarios: