"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

martes, 12 de julio de 2011

Hasta siempre

Con alegría puedo afirmar al fin que el tiempo lo cura todo.

Lejos quedan ya los días en los que te recordaba en silencio, pasando las horas llorando, escribiéndote letra tras letra. No me importa lo que hagas o lo que digas, ni siquiera me afecta. Tu vida es tuya y la mía es mía, y la mía pienso vivirla al máximo. Ahora abro los ojos y me maravilla la luz del sol, el viento, las hojas... veo más allá de todo aquello en lo que un día me encerré. Me encerré en ti, en mi dolor y me costó salir... pero ahora estoy aquí, lo conseguí. Se acabó el caminar en la oscuridad, ha llegado la hora de alumbrar mi propio camino con una sonrisa. Fuerza, eso es lo que siento, un profundo renacer de las más grisáceas cenizas. Aquello que me oprimía en el pecho ha explotado por fin y ha saludado a la vida como lo hizo la primera vez. Ganas de todo, ganas de vivir... eso es lo que siente me corazón.

Con orgullo puedo enfrentarme a tu mirada y decirte, sin ningún tipo de temblor o duda, que ya no te necesito. Puedo afirmarte que ya no sueño ni despierta ni dormida con tus caricias, que me resbala a quien se las estés dando en estos momentos. Que me retiro de esta historia con la cabeza bien alta y con la certeza de que en todo momento hice lo correcto. Con firmeza puedo decir que lo que empecé lo terminé con dignidad, y que toda promesa dicha por estos labios fue cumplida hasta el final. Que cuando te dije que te quería, lo dije de verdad. Y que yo en sentimientos no miento, ni mentiré jamás. Que tú a partir de ahora, te enfrentarás a mí con gran pesar. Como ciertamente se dice, el que ríe el último ríe mejor, y yo me estoy riendo a carcajada limpia.

Ahora sé que es cierto, la vida te pone pruebas para que te des cuenta de que eres capaz de superarlas, y yo he superado esta. No sé cuántas más me quedan, pero sé que esta es tan solo una de las primeras, aun así, pienso afrontarlas todas cara a cara. Y si me vuelvo a derrumbar sacaré fuerzas de donde sea para vivir una vez más. Que no me da pereza luchar por encontrar mi lugar y si he de volver a batallar lo haré sin rechistar. Que en el mundo tengo un sitio y solo yo le voy a ocupar y si tú me has desplazado ya me da igual. Que me he desprendido de la venda que me tapaba los ojos y lo he visto, no existe la soledad. Que tu no eres imprescindible y nunca lo serás. Que ahora sé que tus abrazos me los pueden ofrecer otros mejores que tú y a falta de tus besos tendré otros. Que si tú me quisiste, otros me querrán más. Y aunque tú pienses lo contrario, mi mundo no se acabó contigo y en ti jamás se acabará.

Hasta siempre, ya no te echo de menos. 

 

No hay comentarios: