"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

lunes, 11 de julio de 2011

Los te quieros prohibidos

Te negaré todos los besos que me pidas. Alejaré mis manos cuando intentes cogerlas y apartaré la mejilla con tus caricias. No me mires así, que no podré aguantarlo. Aléjate, vete, lejos de mí, donde no te pueda encontrar. Cuando te tengo cerca siento que voy a explotar, no puedo, tu presencia me abrasa por dentro.

Nadie lo sabe, tan solo mi almohada, que por las noches recoge una por una las gotas que mis ojos derraman. Ansío decirte que te quiero, pero sé que no debo, está prohibido, no debe ocurrir. Piérdete, despídete sin decirme adiós, ni me mires. Desconciértame, escóndete de mí y haz que no tenga ganas de buscarte. Que lo sé, me conozco, no podré reprimir las ganas de pasar por tu calle y mirar a tu ventana. No conseguiré eliminar el impulso que me lleva a atravesar las calles que frecuentas, aquellas que nos vieron pasear abrazados.

Ya no puedo mirar al cielo sin acordarme de ti, porque cada estrella que vislumbro me devuelve los besos que un día te envié. Cada una contiene un secreto tuyo y mío, y el viento les trae a mi ventana y me les susurra al oído. Noche sí y noche también duermo con tu rostro pegado a mis párpados y despierto cubierta de sudor con el momento del primer desencanto. Las sombras me acompañan en mi soledad más oscura, pensando en el momento en que desaparecerás de mi vida. Te quiero, pero sé que no debo, está prohibido, no debe ocurrir.

Grito en silencio. Grito de soledad. Grito por todas las veces que nos amamos. Grito por todas las noches sin dormir. Grito por el final que hubo y el definitivo que vendrá. Grito por todos los besos que jamás volveré a disfrutar. Grito por mantener mis sentimientos encerrados en una jaula de cristal. Cansada de agonizar por tu amor prohibido, me entrego un día más a los sueños, pensando que todo vuelve a estar controlado, cuando lo más profundo de mi ser sigue gritando te quieros prohibidos que matan a este corazón mío que un día fue todo tuyo. 

 

No hay comentarios: