"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

lunes, 27 de febrero de 2012

Llévame allí donde la ilusión nunca muere

El momento más mágico del día, sin lugar a dudas, es aquel en el que vamos cerrando los ojos y nos alejamos de la realidad para adentrarnos en el mundo de la fantasía más real que podemos llegar a encontrar. Nos acercamos a un lugar donde no existe el tiempo y donde lo más disparatado puede parecer lo más normal del mundo. Por eso, yo sueño contigo, para mi eres casi como un imposible... uno que me quita la ilusión y me la devuelve en cuestión de días. Aunque lo más correcto sería decir directamente que tú eres mi sueño, mi irrealidad más real... mi sentimiento más puro mezclado con unas gotas de imaginación y melancolía. Quizás el soñar en mi se ha convertido en un problema, dado que yo ya llevo un tiempo haciéndolo las veinticuatro horas del día. No sé, para mi a estas alturas ya es normal pensar en ti por cualquier chorrada que se me pase por la cabeza. A veces me gustaría tener una alarma que me avisase cada vez que tú soñaras conmigo, así me haría una idea de lo que tú sientes por mi, porque estoy más perdida... Dicen que cuando piensas en alguien significa que esa persona está pensando en ti. Si eso fuera cierto entonces entendería que casi no tuvieras tiempo ni para respirar, que es lo que me pasa a mi. He llegado a un punto en que me falta tiempo y me pierdo cosas por acordarme de ti... Me encantaría que supieras todo esto, porque estoy segura de que no te haces una idea de lo necesario que te has convertido para mi en unos pocos meses, pero sé que no puedo pedirte más de lo que ahora me das... porque tú no eres un juego y si lo hago será lo que pienses. Pero no sabes lo que daría ahora mismo porque recibir un te quiero... porque ya estoy harta de soñarlo. Y es que soñar puede ser tan bueno y tan malo... pero no dejará nunca de ser mágico, porque hasta lo más imposible puede llegar a ser posible si nos dejamos llevar por ellos. Así que por favor, llévame en tus sueños... porque tú siempre vas en los míos. Así, de algún modo conseguiremos que los tuyos y los míos se crucen. Y así, quizás, una vez reconocidos no sean capaces de separarse y tú y yo al fin podamos dejar de soñar para hacer realidad todo lo que hoy en día nos parace imposible e irreal. ¿Es mucho pedir que alimentes mis sueños con unos pocos abrazos y algún que otro beso? Yo no quiero que mis sueños se agranden, porque así solo me harán más daño. Lo único que quiero es que no mueran... porque yo ya no sé soñar si no es contigo. Y si desaparecen, con ellos se irá mi ilusión y eso significará que tendré que volver a empezar y ya no sé si puedo seguir sin ti... porque cuando la ilusión muere... no hay nada que hacer. Solo te pido eso, llévame en tus sueños y no me dejes hasta el final.




No hay comentarios: