"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

miércoles, 6 de junio de 2012

Confesiones

Te confieso que me cuesta dormir todas las noches y que lo de ordenar mi armario se me da fatal. Confieso que adoro ir al campo y tumbarme debajo de los árboles, cerrar los ojos y dejarme llevar, aunque me dan miedo las culebras. Confieso que si limpio el polvo no levanto los libros y que si mi tostada cae al suelo, siempre caerá del lado de la mantequilla. Confieso que bajo corriendo las escaleras y las subo de dos en dos. Confieso que me encanta abrir la ventana en noches lluviosas y me da miedo la oscuridad. Confieso que he llorado de la risa y solo tengo cosquillas en los pies. Confieso que me gusta tanto cantar que llego a resultar pesada. Confieso que no me resisto a los cotilleos pero odio que hablen de mi vida a mis espaldas. Confieso que me han hecho daño pero yo también he fallado a la gente que quería. Confieso que odio los pitidos de oído y me encanta cuando alguien pasa las hojas de un libro. Confieso que me relaja que me toquen el pelo y me pone nerviosa que me miren a los ojos. Te confieso que no soy fácil y que si te aburre que el sol salga todos los días por el mismo lado, yo puedo llegar a ser más aburrida, aunque dudo también que haya alguien que pueda hacerte sentir como yo lo hice. Confieso que aunque no te enteres, te susurro todo esto al oído cada noche con la esperanza de que vuelvas. Pero lo único que merece la pena confesar de todo esto es que te quiero y que ya no me imagino sin ti. Podría confesarte tantas cosas más... pero prefiero que las descubras tú mismo, si vuelves claro... 

2 comentarios:

Earnur Elda dijo...

Por Dios...donde estáis las chicas así?? Vamos, más le vale buscar la casilla donde tiene que firmar porque si no es...ay.

Has hecho que los ojos se me humedezcan con la parte del final. En serio...gracias por dedicarte a escribir y deleitarnos con tus palabras.

Gracias y un beso.

Piantada dijo...

Me senti a tu lado. No se porque. Quizás porque tambien he fallado y tantas de tus confesiones me saben conocidas. Claro... también una partida.

Me dijeron quea veces la gente necesita tiempo solo para extrañar. No hay cosa que deteste tanto.. que sentir mi corazón desarmarse por la ausencia de alguien. Entonces todo lo que me dijeorn lo deje de lado y hable y confese, y suplique... en ese momento en que suplique, me vi tan fea, patética... que le dije que se olvide todo lo que había dicho.

El volvió, a veces las vueltas no son como uno lo espera. A veces pienso que le generé lastima en mis suplicas.

A veces no.


Ojala tu confesión mas que confesión sea algo que el descubra de ti... sin la necesidad que se lo digas.


Besos