"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

miércoles, 22 de agosto de 2012

Se detuvieron las ganas.

Parece mentira que ya haya pasado un año, pero no lo es. Hace 365 días las calles tenían colores, el cielo era más azul, y el sol incluso brillaba. Siento que fue ayer cuando me entregabas tu mano para pasear... y sin embargo, el tiempo ha pasado, demasiado rápido diría yo. ¿Quedan resquicios de esa ilusión? Aún quedan, pero echan a volar cuando me despisto. Fallaron tantas cosas y funcionaron otras tantas... y en ello estaba la perfección de esta historia imperfecta. Creía que era distinta a las demás, que esta vez nada ni nadie podría separarnos. Sentía que podía prolongarse en el tiempo y detenerse con un solo beso, pero finalmente venció la ley de Murphy y el verbo "prolongar" tan solo se quedó en una intención. Todo se detuvo: el tiempo, las sonrisas, las caricias... y las ganas. ¿Demasiados recuerdos? ¿Demasiadas palabras? No, podían haber sido aún más... me quedé con ganas de decirte que te voy a echar de menos. Mientras tanto, la Tierra sigue girando, la vida continúa... menos esta historia, que se quedó atascada en un beso de carnaval, con las ganas de querer y sin ganas de seguir.

No hay comentarios: