"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

jueves, 25 de octubre de 2012

Todo y nada

Hola, ¿qué tal? Sí, soy yo otra vez. La que se muere por un mínimo roce de tus manos, la que daría la vuelta al mundo por uno de tus abrazos, la que volaría hasta plutón, ida y vuelta, por saberme tuya de nuevo. Lo imposible resulta tan atractivo que asusta. Me asusta intentar una y otra vez aquello que sé que no volverá a ser, pero incluso más temor me suscita desistir. No puedo darlo por imposible a pesar de ser consciente de que lo es. Creo olvidarte y vuelves, creo no amarte y me imagino a tu lado. No entra en mi cabeza otro final que el que yo elegí, el final interminable de estar siempre junto a ti. Y frente a eso, ¿qué puedo hacer? Me siento como una ola que no rompe, varada en la misma coordenada geográfica, sin prisas ni ganas de llegar a la orilla, necesitando que el viento la empuje. ¿Y si la brisa no sopla nunca más? Me ahogaré en mi misma, te necesito aquí y ahora para seguir caminando. Sé que sola puedo conseguirlo, pero necesito tanto tiempo para ello que me da pavor. No sé si estás ciego de verdad o quieres seguir manteniendo la venda sobre los ojos... pero necesito que veas al menos una vez más lo que hay detrás de mis palabras: una continua súplica para que me quieras como lo hiciste hace tiempo, antes de que la vida se torciera; Una petición de ayuda para enseñarme el cielo que creí pisar un día; Una mirada que elimine el dolor que siento por tu ausencia... porque tienes razón, no somos nada, pero duele como si lo fuéramos todo.


No hay comentarios: