"Escribir es la manera más profunda de leer la vida" Francisco Umbral


No se es poeta por saber leer, ni renombrado escritor por saber escribir. Los grandes hombres son los que saben, se proponen metas, se esfuerzan y las alcanzan.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Milagros hay pocos, pero existen.

Puede que esté loca, puede que lo estés tú, quizás los dos o ninguno de los dos. Sin embargo, cada vez que recuerdo tu historia se me tambalea el cuerpo. Se mueve hacia un lado y ligeramente se desplaza hacia el otro al segundo siguiente. A lo mejor es solo una sensación, pero el mundo gira y gira rápido y se para de repente cuando regresan tus palabras a mi mente. Es la historia de un accidente, de uno de tantos que tienen lugar en nuestras carreteras, una historia en la que te tocó a ti ser el protagonista. 

La noche avanzaba y la euforia de la fiesta con ella. Era una fría madrugada de invierno y helaba ya encima de las perennes hojas de los pinos. Cualquiera que mirase por la ventana te habría tratado de loco al coger el coche a esas horas, viendo el hielo que se depositaba en la superficie del camino. No te paraste a pensar, pisaste el pedal y saliste para que todos vieran lo bien que habías aprendido a conducir. Efectivamente, todos vieron... pero no lo que esperaban. En sus ojos quedó reflejado el miedo al ver cómo tu rueda se deslizaba ante la pequeña pero eficaz placa de hielo, al ver cómo tus manos perdían el control del volante, al ver como tu brillante y nuevo coche colisionaba hasta tres veces al salirse del arcén. 

Murió el coche, destrozado ante la atenta mirada de la luna, que lloraba copos de nieve materializando la palpable tristeza. Murió la palabra de unos padres que atemorizados rehuían la mirada de aquellos a los que querían. Pero sobreviviste tú. Y no solo eso, saliste a pie sin un solo rasguño de lo que era una bola metálica estampada en un árbol. Por eso pienso que estoy loca, por eso quizás tú también lo estés y todos aquellos que lo contemplaron... porque lo tuyo fue sin duda un milagro.

Pienso en mi día de hoy si tú ya no estuvieras. Pienso que no te hubiera conocido jamás, que tus palabras de ánimo no hubieran existido en mis días tristes, que hubiera sido una pesadilla muy dolorosa para mi. Por ello doy gracias. Gracias porque de los millones de accidentes que ha habido tú has tenido la suerte de salir ileso. ¿Por qué unos sí y otros no? Lo sé, no es justo... pero la vida es a veces así de dura, fría e impasible. Sin embargo, son estos detalles los que devuelven a la vida, los que te hacen sentirte afortunado, los que te hacen replantearte las cosas y los que te hacen valorar absolutamente todo lo que tienes.

Aprovecha la vida, cada día, cada hora, cada segundo, en cualquier momento se nos puede ir. El tiempo es efímero y los sucesos imprevisibles. Vivimos en un mundo en que, por desgracia, las imprudencias son constantes así que no estamos como para desperdiciar todo aquello que nos ha sido regalado. La carretera es larga, mucho... pero hay quien por negligencia de unos o de otros, se pierde por el camino.

A ti que vives, a ti que te han dado una segunda oportunidad, a ti que un ser querido te fue arrebatado... VIVE POR TI,  POR ÉL, POR ELLA, POR TODOS AQUELLOS DE LOS QUE NO PUDISTE DESPEDIRTE, POR LOS QUE UN DÍA CONOCISTE Y DE REPENTE SE FUERON.

 


Porque realmente a todos se nos ha otorgado un MILAGRO y se llama VIDA.

1 comentario:

Sheryl Star dijo...

¡¡¡¡¡Bravoooo!!!!! ¡¡Bravoooo!!
Maravilloso!! Me he emocionado, la piel de gallina se me ha quedado.
Vida solo tenemos una, hay que disfrutarla, no dejarla pasar y mirar al frente. En algún momento u otro debemos recordar el pasado para pensarnos dos veces antes coger el coche mientras nieva, pero c'est la vie. La vida esta para eso para aprender y disfrutarla :3
Me ha encantado esta entrada <333333
Sigue así y llegaras muy lejos, más haya de las estrellas :D